Las mejores películas que confundirán tu mente y tendrás que ver varias veces

Comparte este artículo en:

Si no pones atención desde el minuto número uno, el resto del largometraje no funcionará en tu cabeza; es más, probablemente no funcione hasta la segunda o tercera vez que decidas verlo. Esa sensación de estar perdido y no hallar un hilo que conecte escenas o diálogos puede ser devastador, desolador. Y la opinión de terceros, quienes alegan haberlo entendido completamente y disfrutar sin problema la exquisitez de esos filmes que para ti no se abrieron fácilmente, tampoco ayuda.

Ya sea por su complejidad narrativa, de concepto, de problematización, entre otras, existen filmes que rompen con lo conocido en el cine tradicional y se presentan de la manera más confusa posible ante nuestros ojos. La estructura común a la que estamos acostumbrados no es la mejor aliada y ese afán por entender a toda costa lo que está sucediendo tampoco es una salida; en ocasiones, lo mejor es solamente ver la pantalla y dejarse ir con la experiencia.

Si a continuación encuentras algún título que no hayas descifrado con ligereza, quiere decir que no eres el único. No te preocupes, mejor ve preparando el día para volver a verla y tomar las cosas con un poco más de calma.

“Mr. Nobody”, Jarco Van Dormael
(2009)

mr nobody

Situada en el año de 2092, esta película narra las circunstancias de Nemo Nobody, quien tiene 120 años y es el último ser humano mortal de la Tierra. Vive rodeado de hombres que han alcanzado la inmortalidad gracias a increíbles avances científicos y cuando él se encuentra en su lecho de muerte, comienza a recordar posibles existencias y matrimonios que no llegó a vivir. Suena sencillo en palabras, pero en imagen…

“Pi”, Darren Aronofsky
(1998)

pi

Aronofsky cuenta la historia de Max, un brillante matemático que está a punto de encontrarse con el descubrimiento más importante de su vida y del mundo: descifrar el sistema numérico que gobierna al aparente caos del mercado bursátil. Pero todo se complica cuando terribles jaquecas lo persiguen, al igual que una orden religiosa y una firma de Wall Street.

“Upstream color”, Shane Carruth
(2013)

upstream color

Carruth cuenta la historia de un hombre y una mujer que se sienten atraídos el uno al otro por razones nada convencionales, pero sí orgánicas. Se ven enredados en el ciclo vital de un organismo trascendente en sus cuerpos, mientras su identidad personal poco a poco se desmorona al igual que sus vidas humanas.

“Schizopolis”, Steven Soderbergh
(1996)

schizopolis

“Schizopolis” es una comedia estadounidense en que el director se pone a sí mismo y a su esposa en un escenario donde el desdoblamiento de personajes es lo más entendible del filme; es una película satírica en que la locura y la obsesión del ‘cómo nos gustaría que sucedieran las cosas’ rompen con todo margen de un guión lineal.

“Inherent Vice”, Paul Thomas Anderson
(2014)

inherence vice

Situada en un California de 1970, la película aborda la existencia de Doc Sportello, un detective privado a quien su ex-esposa le pide ayuda debido a la desaparición de su amante: un magnate inmobiliario que pretendía devolverle a la sociedad todo lo que había robado. Joaquin Phoenix hace un tremendo papel en este largometraje que se acerca narrativamente al cine negro.


“Even dwarves started small”, Werner Herzog
(1970)

even dwarves started smaller

Un grupo de enanos en prisión comienza una rebelión en contra de las autoridades; la destrucción y la aberración son puntos esenciales en esta obra de Herzog, y resulta que todo el filme es una representación simbólica de los siete pecados capitales frente a una reflexión dura sobre la humanidad como especie autodestructiva.


“Holy motors”, Leos Carax
(2012)

holy motors

Carax retrata un día en la vida de un hombre con múltiples personalidades: mendigo, ejecutivo, asesino y padre de familia. La metanarración es un elemento constante y clave en este filme que pudiera leerse como una película que se inserta dentro de otra y así sucesivamente. Si no se pone la atención necesaria, podría llegarse al mismo nivel esquizofrénico que el protagonista al ejercer su peculiar trabajo.

“Inland Empire”, David Lynch
(2006)

inland empire

La distorsión que afecta a la realidad percibida por una actriz van de lo aceptable, de lo medianamente normal, a lo completamente desencajado del mundo; sus problemas incrementan al descubrir que su enamoramiento atrae más problemas y mundos distorsionados de los que ella pensaba.

“The mirror”, Andrei Tarkovsky
(1975)

the mirror

La película es un manejo de recuerdos constantes y sentimientos que viajan atemporalmente entre una pareja que padece la distancia; fílmicamente, la película es una especie de collage donde la imagen ex profeso se mezcla con noticieros sobre la Guerra civil española, la Segunda guerra mundial y el enfrentamiento por la isla Damanski. El bagaje personal de los protagonistas y el mismo Tarkovsky se funden en una narración bastante compleja que necesitará de varias vistas.

“La montaña sagrada”, Alejandro Jodorowsky
(1973)

peliculas que confunden

Este cuento onírico, casi como si se tratara de un filme surrealista y que se conforma por elementos metafísicos que han distinguido a su director desde todos los tiempos, presenta la transición de individuos que supuestamente son los más poderosos en el sistema solar y están a punto de convertirse en dioses y controlar el universo.

“Coherence”, James Ward Byrkit
(2013)

coherence

En una Finlandia que durante el año de 1923 ve pasar un cometa responsable de que los habitantes de cierto pueblo quedaran completamente desorientados, existe el cuadro perfecto para torturar nuestro entendimiento; todo esto es recordado décadas más tarde, mientras un grupo de amigos recuerda este caso durante una cena donde se preparan para ver pasar otro cometa… La historia parece posible de repetir y nosotros, espectadores, perplejos.

“Un perro andaluz”, Luis Buñuel
(1929)

peliculas que confunden

El filme surrealista por excelencia. Un clásico del cine de arte y ensayo que unió a dos maestros de la época; esta obra de culto en repetidas ocasiones ha sido objeto de análisis y discusión, derivando en distintas teorías sobre su significado. Lo peculiar de este filme es que de acuerdo con las declaraciones de sus creadores, no hay un sólo sentido de interpretación (al igual que prácticamente en todo) y, de hecho, no sería siquiera necesario tratar de desenvolverla.

“The ABC’s of death”, Ti West, Nacho Vigalondo y otros
(2012)

peliculas que confunden

Un filme de tinte conceptual que toma 26 letras, ergo 26 directores, y de acuerdo a los intereses narrativos del proyecto, 26 maneras de morir. A cada cineasta se la adjudicó una letra, y creó, siguiendo su propia visión, un cortometraje en el que la muerte fuese ama y protagonista de la narración. El mismo compendio se convierte así en una muerte de muertes que van de lo cómico a lo perverso.

**

Comentarios

comentarios

Comparte este artículo en: