¿Un casco que te permite escuchar tus sentimientos? Conoce la Experiencia Hamlet

Comparte este artículo en:

Los avances tecnológicos no dejan de sorprender al ser humano, y los hemos adoptado fácilmente a cualquier actividad que se presenta en nuestro día a día que nuestra vida está unida a estos desde mandarle un mensaje de buenos días a esa persona especial, hasta pedir transporte privado para dirigirnos a nuestro destino.

La música es un claro ejemplo de ello; la relación y evolución que tiene con lo tecnológico siempre ha estado ligada a medios existentes, en cada época se organizaba el sonido para que fuera aceptable por todo aquel que lo percibiera. Aplicar las nuevas tecnologías en los distintos ritmos sonoros ha crecido y evolucionado, pues la finalidad de la ciencia es mejorar su proceso creativo y auditivo.

La artista londinense Aiste Noreikaite ha creado un casco de moto que permite almacenar música de onda cerebral,  que de acuerdo a The Experiencie Helmet, consiste en utilizar la tecnología EEG (ElectroEnceloGrafía), que traduce los procesos neurales del usuario en sonido y tiempo real, creando un reflejo audible de la experiencia personal del usuario al instante.

Noreikaite se inspiró en las prácticas de meditación budistas, en la creación quería aumentar la conciencia que cada uno tiene con uno mismo. Primero tomó un casco y lo perforó para instalar dentro de él una diadema EGG inalámbrica y unos auriculares. Posteriormente, buscó la mejor forma de convertir los datos recopilados en sonido, o “números en sonido” y  finalizó utilizando señales puramente electrónicas para ser representadas en ondas cerebrales. Con un medidor programado para medir la atención, los sonidos dentro del casco de Noreikaite aumentan de volumen cuando los usuarios tienen la mente más clara, y se mueven con mayor rapidez y de formar más rítmica cuando se centran en un tema en particular.

Casco-musica1

The Experience Helmet decrifra que el casco puede presentar beneficios ocultos para  el usuario. Según escribe Noreikaite: “Programé frecuencias de sonido de forma un poco diferente en la parte derecha y la izquierda, de modo que cuando se escuchan a la vez se produce una tercera secuencia que puede escucharse únicamente dentro de nuestra mente”. El usuario escucha el sonido generado por sus ondas cerebrales, que se reconocen a ellas mismas en el sonido y reaccionan de forma muy positiva ante él, luego vuelven en bucle hacia una y otra vez a través del sonido”.

El resultado que obtuvo con algunas personas que utilizaron el casco  fue satisfactorio, muchos de los usuarios aseguraron que se sintieron mejor tras ponerse dicho objeto, pues la música tiene la magia de curar nuestro ser.

A continuación te presentamos una serie de fotografías tomadas por Natalja Safronova, en las que 
se puede ver el casco en algunas partes de Londres:

Casco-musica3 Casco-musica7 Casco-musica4 Casco-musica2 Casco-musica5 Casco-musica6 Casco-musica8

Comentarios

comentarios

Comparte este artículo en: