Los problemas matemáticos que fascinaron en 2015

Comparte este artículo en:
Un profesor se rompe la cabeza tratando de resolver un problema matemático

Hay problemas que rompen la cabeza y problemas que, de solucionarse, rompen la piñata de los premios.

“Las matemáticas poseen no sólo la verdad, sino la suprema belleza, una belleza fría y austera, como una tumba”, dijo una vez el matemático y filósofo británico Bertrand Russell (1872 – 1970).

Y quizás sea esa verdad y esa belleza, de carácter universal, lo que hay detrás de la fascinación por la resolución de problemas matemáticos antiguos.

O quizás sea el simple desafío de intentar solucionarlos.

Como sea, varios enigmas matemáticos estuvieron entre las notas preferidas por nuestros lectores en 2015.

Te recordamos algunos.

(…y si te encuentras enfrascado en alguno de ellos, recuerda las sabias palabras de Einstein: “No te preocupes por tus problemas con las matemáticas, los míos son todavía mayores“).

¿Por fin cuándo es el cumpleaños?

En abril de este año, un problema planteado a estudiantes de 11 años en Singapur se convirtió en un quebradero de cabeza para niños y adultos.

Tras volverse viral en redes, terminó en la portada de periódicos y en los segmentos estelares de varios programas de televisión.

El problema matemático viral
bien podría haber respondido directamente cuál era su edad…

El enunciado va más o menos así: dos amigos quieren averiguar cuándo es el cumpleaños de una tercera persona a la que acaban de conocer, y ella -se pensaría que para añadirle misterio al asunto- les da una lista de diez fechas posibles y algunas pistas.

Usando la lógica, descartando opciones, se llega a la respuesta correcta.

Si quieres ponerte a prueba, encuentras el planteamiento completo aquí:

Pero te advertimos es que no es tan fácil. Para descifrarlo, un programa de televisión asiático recurrió al profesor que lo diseñó.

¿Tienes la paciencia necesaria? ¿O ya tiraste la toalla?

El peruano que resolvió un acertijo de 270 años

Hay preguntas que nos rompen la cabeza, preguntas que le rompen la cabeza a la ciencia y preguntas que, de responderse, pueden representar la obtención de una prestigiosa cátedra de investigación, dotada con una respetable cantidad de dinero.

Harald Helfgott

Harald Helfgott es el primer latinoamericano y científico más joven en ganar la Cátedra Humboldt.

Esta última combinación fue la que se conjugó en el caso del matemático peruano Harald Helfgot.

Otro profesor y un problema de 150 años

Al otro lado del planeta, un profesor de matemáticas en Nigeria, Opeyemi Enoch, intentaba conjugar los mismos factores para lograr un premio de un millón de dólares.

Necesitado de dinero, un grupo de estudiantes le pidió a Enoch que resolviera la hipótesis de Riemann, un problema de matemática tan importante que figura en una lista de siete por cuya solución el Instituto Clay de Matemáticas ofrece un millón de dólares.

Opeyemi Enoch
Opeyemi Enoch espera un veredicto sobre su respuesta a la hipótesis de Riemann.

La hipótesis fue formulada por primera vez en 1859 por el académico Bernhard Riemann.

Tras dos años de investigaciones, el profesor nigeriano dijo haber dado con la clave.

Pero, al cierre de esta nota, el Instituto Clay no había emitido su veredicto.

El orden de los factores…

Algunos dijeron que la maestra que protagonizó esta historia fue demasiado estricta. Pero las autoridades educativas terminaron dándole la razón.

Era un problema simple de matemática que apareció en un examen de un alumno de tercer grado en Estados Unidos: “Cuánto es 5×3. Utilice la estrategia de adición repetida para llegar a su respuesta”.

El examen de la discordia
El examen de la discordia.

El estudiante anotó, con toda razón, que la respuesta era 15.

Pero aun así le fue calificada como incorrecta. Y una fotografía del examen calificado se volvió viral.

El error fue que a la hora de usar la estrategia de adición repetida, el estudiante anotó: 5+5+5.

Multiplicar consiste en sumar un número tantas veces como indica otro número. Lo cual es una operación diferente de sumar en forma repetida, aunque el resultado sea el mismo.

Así que 5×3 en suma repetida se representa por la adición del valor de tres, cinco veces (léase five times three en inglés).

De ahí que la respuesta correcta fuera: 3+3+3+3+3.

Comentarios

comentarios

Comparte este artículo en: