10 alimentos por los que siempre estás cansado

Comparte este artículo en:

La velocidad con la que se desarrolla nuestra vida actual puede ser realmente extenuante; la combinación de estudios, trabajo, interacción social, romance y demás rubros, nos mantiene en un estrés tan fuerte que hay días en que las cosas realmente no tienen sabor. El ajetreo que conlleva pasar del hogar al colegio o a la oficina, y viceversa, sin la oportunidad de tomar un respiro, en muchos casos puede identificarse por el ritmo de nuestras actividades en sí; pero en otras circunstancias, somos nosotros mismos los que hacemos tropezar a nuestro organismo.

Una mala agenda, o la falta de constancia para llevarla, aunada a malos hábitos de sueño, de comida, de ejercicio y de esparcimiento, es el punto de desastre en que todas nuestras esperanzas se pierden, le decimos adiós a ese intento por finalizar una semana con buen descanso y alimentación.

Fast Food

Mucho se discute alrededor de las costumbres que tenemos al dormir o incluso al caminar, y que afectan nuestro rendimiento no sólo profesional sino humano, día a día; pero en la mayoría de las situaciones, un aspecto que tiene el suficiente peso como para frustrar un día que ya iba bien es la comida que consumimos.

Sabemos que es difícil; por razones de dinero o de tiempo, también de organización, tener una alacena llena de alimentos saludables no es cosa de todos los días. O, por otro lado, se cree que es posible vivir eternamente de atún o sopa instantánea, y obviamente eso no es opción. Pero se ha comprobado que mucha de la fatiga que experimentamos durante nuestra actividad diaria está relacionada, justamente, con ciertos platillos o ingredientes.

Así que, si en tu menú semanal se encuentra la comida a continuación mencionada, suprímela o disminuye tu ingesta de ellos.

Queso tipo americano

queso americano

Un queso que en muchas ocasiones ni siquiera lo es; para saberlo debes poner atención al empaque. Es en realidad una mezcla de grasas, suero de leche y sólidos con mucho colorante artificial. Un bocado de sal.
Embutidos

embutidos

En realidad, todo tipo de carne procesada es pesada para el cuerpo y no nos permite realizar con soltura nuestros deberes. Lo que la distingue de las otras carnes (no procesadas) es que puede contener hasta 400% más de sodio y 50% más de conservadores.
Margarina

margarina

Es mil veces más recomendable la mantequilla; claro, con medida también. Y aunque se produce en su mayoría con grasas vegetales haciéndola una opción libre de colesterol, contiene una gran porción de sal y compuestos transgénicos.

Refresco

refresco

Ya no hablemos de la cantidad de azúcar que contiene; todos lo sabemos. Lo realmente alarmante es que su ingesta en grandes cantidades hace que nuestro cuerpo responda como si se enfrentara a un exceso de insulina, y entonces la sangre empieza a absorber lo que se le presente.

Sugar-frees

dulces

Nada más dañino que no consumir azúcar por el miedo a generar diabetes. Las bebidas, platillos o snacks que presumen de ser dietéticos, suelen contener una gran cantidad de edulcorantes artificiales que el sistema digestivo no puede procesar y atrofia paulatinamente el paladar. Mejor regula tu consumo de endulzantes naturales.

Pan de caja

pan

Adiós sándwiches y hamburguesas; estos productos contienen bromuro de potasio, el que ayuda a acelerar el proceso de cocción de la masa, y a que caiga más pesado en nuestro estómago. Y lo de menos es sentir un terrible sueño después de comer, las consecuencias cancerígenas que alcanza son fatales.
Enlatados

enlatados

La noticia más terrible de todas, pues la mayoría de nosotros consume bastantes veces a la semana un alimento en lata. La comida enlatada contiene butilhidroxianisol y hidroxitolueno butilado, ingredientes que alteran el comportamiento de nuestras hormonas.

Barras energéticas

barras energeticas

Contrario a lo que muchos piensan, esta opción no es tan buena cuando te da hambre y necesitas algo rápido. Estas barras son hechas a base de azúcar refinada, productos de soya y grasas hidrogenadas, que pueden producir enfermedades crónicas.

Chocolate blanco

chocolate blanco

Para empezar, ni siquiera es chocolate. Es una combinación de leche, azúcar, manteca de cacao y grasas.
Pastelillos y galletas

pastelillo

Se pueden consumir siempre y cuando sean caseros o se tenga la seguridad de que no contienen propilparabeno, producto usado como conservador y que en nuestro organismo actúa como un estrógeno, produciendo/acelerando afecciones que usualmente son femeninas, tanto a mujeres como a hombres.

Comentarios

comentarios

Comparte este artículo en: