Los dos grandes problemas de la ceremonia de los Oscar 2016

Comparte este artículo en:

Estamos a pocos días de la entrega número 88 de los premios Oscar y muchos ya estamos ansiosos por ver lo que nos espera para la ceremonia. Durante los próximos días los centros de trabajo, lugares de reuniones, escuelas, redes sociales y cualquier punto de encuentro  se va a dividir en dos grupos: los que no pueden hablar de otra cosa y los que nos odian por que sólo hablamos de eso.

El 28 de febrero en el Teatro Dolby en Hollywood podremos disfrutar de la esperada entrega de los premios más celebres del mundo del cine comercial. Chris Rock será nuestro anfitrión y guía de la noche; además podremos ver a personajes como Patricia Arquette, Cate Blanchett, Steve Carrel, Daisy Ridley,  Tina Fey, Whoopi Goldberg, Lady Gaga (presentando y posiblemente cantando), Ryan Gosling, Jared Leto, Eddie Redmayne, J.K. “not quite my fuckin´ tempo” Simmons -entre otros- como presentadores.

chrisrockpresentaralososcar

¿A qué se enfrenta la entrega de los premios?

Hay dos aspectos  importantes de mencionar para todos los interesados -no solamente en el acto de reconocimiento a actores y realizadores en general del cine- sino en los Oscar como un referente social de lo que sucede en la jungla del cine.
El primero de ellos es que particularmente esta entrega ha sido atacada por ser “predominantemente blanca”, es decir, no existe presencia significativa de actores y planeadores negros en las categorías que conforman el magno billboard. En segundo lugar está el hecho evidente que todos sabemos pero que nos cuesta trabajo admitir: entre los grandes competidores falta mucha propuesta -aunque tenemos trabajos excepcionales- el resultado es irregular, sin consistencia.

Sobre el primer punto se puede decir que la comunidad negra se encuentra librando una batalla más por el reconocimiento de sus prerrogativas, sólo que ahora lo hace en otro campo; todos debemos tomar dos segundos para respirar y retomar el discurso humano y objetivo, el cine lo necesita, todos lo necesitamos. No creo que sea este caso en particular una falta de reconocimiento al talento (sea cual sea la raza), sino  una exageración de diálogos cuya culpa la tienen los conceptos absolutos: Todos, siempre, nunca, nadie.

Harry Belafonte, uno de los mas grandes defensores del reconocimiento a la comunidad negra en el cine durante los encuentros sobre cine dirigidos por  Gabriel García Márquez en 1987, dijo al respecto: “Una de mis grandes frustraciones es que los grandes artistas negros de Estados Unidos no comprenden el alcance de su poder, porque si lo comprendieran realmente, sabrían que pueden hacer mucho más con su arte” (mientras tanto, un teatro de Broadway presenta a Fantine en el musical Les Misérables interpretado por una mujer de color, en el papel de su vida).  

entregadeoscar2016

Ahora pasemos al segundo problema que se enfrenta esta ceremonia: entre los competidores no hay una gran propuesta de cine. En general existe una falta de trabajo cinematográfico sólido, las grandes producciones (no por capital económico, sino artístico) no lograron el impacto que todos hemos sentido alguna vez de trabajos de cine comercial. La película que cuenta con más nominaciones es The Revenant, cuyo resultado ha causado opiniones muy divididas; podemos decir que es una obra bien realizada pero incapaz de conectar al impulso artístico (sí, la fotografía de Lubeski está fantásticamente bien realizada, pero es más el logro técnico, la limpieza con que hace sus tomas, que su firma e ingenio para realizarlas), hecho que hace evidente tal falta de consistencia en una cartelera que por otro lado cuenta entre sus nominadas a Mad Max como mejor película, una gloria de las películas de acción. Todo apunta a que DiCaprio se llevará su tan esperado Premio de la Academia al Mérito (nombre oficial) por la película equivocada.

Bienvenidos sean todos, enciendan sus egos.

Unas de las cosas maravillosas de esta entrega es que ha sobrevivido a muchos contratiempos y momentos no tan afortunados (gracias James Franco), además que la emoción que sentimos al escuchar su música característica y ver todas las caras conocidas sigue siendo la misma; el mismo sentimiento básico que tiene un niño con aquello que más ama, lo que despierta su imaginación.
Los premios Oscar son el conjunto de todos los momentos mas grandes que vivimos a través de las películas, es moda, luces, música, humor, baile, tristeza y todo lo que nos gusta evocar.

La leyenda cuenta que en las primeras proyecciones de los hermanos Lumière la gente salía corriendo de lo que parecía ser un ferrocarril que se aproximaba a toda velocidad a la estación (directamente hacia el espectador).
Desde entonces el mundo del cine ha intentado recrear una sensación igual de poderosa y entregas de premios como el de la Academia reconoce a esos individuos que tratan y ocasionalmente lo logran.

Billy Crystal, sonriente comienza a cantar “Its a wonderful night for Oscar, Oscar, Oscar, who will win?” En ese momento comparte una mirada con Jack, Jack siempre con gafas, le devuelve el gesto.

Comentarios

comentarios

Comparte este artículo en: